CAPITULO 15.





La entrada de hoy va dedicada a todas aquellas mujeres que día a día luchan contra la violencia de género, la viven diariamente y por aquellas que perdieron esa lucha.
Ayer 25 de noviembre se celebraba el día contra la eliminación de la violencia machista. Miles de mujeres han llegado a perder la vida a manos de sus parejas, pero muchas más en los últimos años. Esto evidencia el nivel de presencia elevado que la violencia machista ha adquirido en la sociedad actual.
Con motivo de este día, miles y millones de personas (tanto hombres como mujeres) unen sus voces en una manifestación en diferentes poblaciones, tiñendo las calles de violeta, color por excelencia de la lucha feminista.
Emmeline Pethick explicaba la elección del violeta así: “El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad”.
Así pues, la adopción de este color es el indicativo de la lucha específica por la igualdad de género y defensa de los derechos de la mujer.
Además de lo anterior, muchos municipios desarrollan un programa de actividades y proyectos destinados para la población, donde cada persona puede ser partícipe. El pasado 20 de noviembre se celebró en Alaquàs un curso de defensa personal destinado a mujeres de a partir de 14 años.
El curso fue impartido por dos agentes del cuerpo de policía local (un hombre y una mujer). Tras una clase introductoria sobre los sitios y situaciones que se deben intentar evitar, procedieron a explicar diversas técnicas sencillas para poder poner en práctica en caso de necesidad de defenderse.
Fue una actividad muy sorprendente, dado que muchas veces sentimos miedo de cómo seremos capaces de enfrentarnos a una situación tan complicada. Sin embargo, lo que aprendimos fue a utilizar la fuerza del otro como elemento a nuestro favor.
Al final de la sesión se realizó un simulacro. Este consistió en que varias personas voluntarias hacían el papel de víctima, mientras que el policía era el presunto agresor. Fue impactante esa escena ya que, vista desde fuera, provocaba tensión en el cuerpo de verla tan real y violenta. Por un momento la persona podía ponerse en la piel y no, no es una experiencia agradable.
Pensamos que es adecuado que los municipios lacen iniciativas de este tipo para promover la seguridad de la ciudadanía. No obstante, el hecho de que hayan de desarrollarse programas para prevenir la violencia de género dice mucho del desarrollo social de la actualidad. No deberían de educarnos para resolver el problema, debería educarse para evitarlo.


25N

Comentarios

Entradas populares de este blog

CAPITULO 1

CAPITULO 2

CAPITULO 10.